Agile Results. Claves productivas (iii)

Otro de los aspectos interesantes del Agile Results como método de organización es la importancia que le otorga a los asuntos no laborales. Es decir, que aunque se trata de una metodología empleada esencialmente para la organización del trabajo, no se ciñe a ese campo, sino que contempla todo lo demás, e incluso destaca la importancia que a todos los niveles tiene la no desatención de los aspectos vitales ajenos al ámbito profesional. Después de todo, el esfuerzo organizativo carece de sentido si no contribuye a que se consiga una vida satisfactoria. He ahí la utilidad del llamado 3º pilar de Agile Results.

Este método especifica que se debe limitar el tiempo que se va a dedicar al trabajo y que conviene organizar nuestro horario semanal y nuestro calendario reservando tiempo para aquello que nos parece irrenunciable, como puede ser estar con la familia, l@s amig@s o aquellos proyectos que sean de tipología más personal.

Alguna de las utilidades de la posesión de estos horarios y calendarios son obvias. Otras, sin embargo, resultan menos evidentes. Entre estas últimas, cabe señalar las siguientes:

  • Seguimiento de una pauta. El especialista en psicología de la procrastinación, Piers Steel, dice en su ensayo Procrastinación que “lo que se puede hacer en cualquier momento, a menudo no se hace nunca”. Si el usuario considera irrenunciable hacer deporte dos veces a la semana, el mejor es definir en un horario semanal qué días serán y la qué hora. Y después ceñirse al mismo.
  • Establecimiento de límites temporales. Otra praxis recomendada por este tercer pilar consiste en la posibilidad de pasar del enfoque “hacer esto hasta que termine”, a uno que establece que se le dedicarán la tal proyecto, por ejemplo, seis horas semanales (tres el lunes por la tarde, y otras tres el jueves). Aunque a priori pueda parecer contraproducente, esta definición suele dar buenos resultados productivos. No es lo mismo abordar un proyecto sintiendo que este puede retomarse en cualquier momento que sabiendo que sólo se dispone para él de un número limitado de horas. Este segundo enfoque, al hacer al usuario más consciente de la limitación temporal, tiende a hacer que se intente obtener el máximo aprovechamiento del tiempo dedicado.
  • Recargando las baterías. Como sucede con lo indicado en el punto anterior, también se trata de un aspecto en apariencia contraproducente. ¿Puede redundar en mejoras productivas el hecho de predefinir que tales días a la semana vamos a reservar tiempo para el ocio? Aunque a priori parezca más infatigable y voluntarioso quien está dispuesto a renunciar a éste, la realidad es que eso constituye, en materia de efectividad, una decisión nefasta. La energía de la que todos disponemos no es lineal ni constante, sino que fluctúa a lo largo del día, de la semana y del mes. Y no todo lo que hacemos influye sobre ésta del mismo modo. Es por esto que, si a alguien lo relaja y le aporta vitalidad la práctica de la escalada, el ciclismo o ir al cine, no debería dudar en reservarles hueco en su calendario. Tales actividades nunca constituyen pérdidas de tiempo, sino todo lo contrario: el que le se le dedica tiende a recuperarse holgadamente gracias a los ánimos renovados con los que después se retoman los asuntos profesionales.

En resumen, estos son tres de los beneficios que puede acercar el llamado “3º pilar” del Agile Results:

  • Establecimiento de pautas, que facilitan la organización.
  • Mayor consciencia de la condición limitada del tiempo y, por ende, tendencia a aprovecharlo mejor desde el primero momento.
  • Mantenimiento de un nivel alto de energía personal, gracias a la reserva de tiempo para aquello que al usuario “le recarga las pilas”.

En próximas entradas, seguiremos hablando de Agile Results.

Deja un comentario