Eficacia, eficiencia y efectividad

Antes de nada conviene subrayar que las que a continuación se van a enunciar no son definiciones “de diccionario” (esas que poseen el respaldo de Reales Academias, Institutos de la Lengua y demás entidades que “fijan y dan esplendor”), sino que se trata del sentido con el que se emplean en el ámbito técnico, de optimización de procesos o en productividad personal. En este entorno, de manera general, y aunque existen diferencias de matiz entre unos y otros autores, significan el siguiente:

  • Eficacia. Es la cualidad de aquello que consigue el objetivo que pretende.
  • Eficiencia. Es la cualidad de aquello que consigue el objetivo que pretende, optimizando el consumo de recursos.

Para mostrar esta dicotomía con un ejemplo sencillo, cabe imaginar el siguiente caso: si para regar un césped que necesita de cincuenta litros de agua para hidratarse durante tres minutos de dedicación, se emplean dos cientos cincuenta libros a lo largo de tres cuartos de hora, el proceso es eficaz (se consigue el objetivo: la hidratación del césped), pero no es eficiente. Para lo segundo habría que ajustar el consumo de recursos a la necesidad real, sin dilapidarlo.

Una vez se aclararon las diferencias entre esos términos, conviene abordar otro más, también fundamental:

  • Efectividad. En materia productiva se trata de una idea relativamente reciente, introducida por el destacado teórico Peter Drucker. Suya es la frase: “No hay nada más inútil que hacer de forma muy eficiente aquello que no debería hacerse en absoluto”. Es decir, que la efectividad implica la capacidad de decidir con acierto qué debe hacerse.

Siguiendo con el ejemplo anterior, uno podría ser eficiente (regar el césped con los cincuenta litros de agua exactos durante los tres minutos necesarios), pero no sería efectivo si no comprobó antes que esa misma tarde se esperan lluvias y, en consecuencia, el propio proceso de regado carece de sentido.

La efectividad es, en resumidas cuentas, un término complementario -en realidad prácticamente sinónimo-, de productividad personal, puesto que, como se vio con anterioridad, esta segunda no consiste en hacer mucho, ni siquiera en hacer más, sino en hacer el importante, aquello con lo que hay que ponerse.

Deja un comentario